domingo, 1 de febrero de 2009

La libertad del Ingenioso Hidalgo. Ali Salem Iselmu

En una tarde en la que el verano entrega su cuerpo demacrado y viejo al otoño, un personaje llamado el Ingenioso Hidalgo quería cruzar el muro que separa el Sahara en dos fronteras, una libre donde los nómadas pastan al ritmo que marca el desierto; la otra escondida detrás de una enorme muralla en la que la muerte se extiende como tentáculos en sus entrañas.

Pero el Ingenioso Hidalgo estaba decidido a luchar contra viento y marea, su camello Rocinante conocía todos los secretos del desierto. Y el valiente Quijote decidió emprender su aventura: franquear el muro y convertirse en un hombre libre. Para ello tenía que guiarse de noche, por las estrellas; de día, por las montañas y los paisajes que predominan en el Sahara. A lomos de su dromedario llevaba un tonel de agua, tishtar[i], té verde, azúcar, arroz y harina. Con esas provisiones quería cruzar a la otra frontera.

____________

[i] Tishtar: carne seca de camello que consumen los nómadas saharauis

Ali Salem Iselmu. Nació en 1970 en Villa Cisneros, Sahara Occidental. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Santiago de Cuba. A su vuelta a los campos de refugiados saharauis en Argelia se incorporó al departamento de español de la Radio Nacional Saharaui. Actualmente vive en España y ha participado en las antologías de poesía saharaui contemporánea “Añoranza” (Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de las Islas Baleares, 2002), “Bubisher”. (Editorial Puentepalo. Las Palmas de Gran Canaria, 2003), “Aaiun, gritando lo que se siente” (Universidad Autónoma de Madrid, 2006), “Um Draiga” (Diputación de Zaragoza, 2007) y “31” (Editorial Sombrerete y Sandblast, 2007). Su primer poemario “La música del siroco” fue publicado en 2008 y es autor de numerosos trabajos sobre la cultura de su pueblo. Es miembro del grupo de poetas y escritores "Generación de la Amistad saharaui".